Iran: Trump envía sus cañones

打印
15 de mayo de 2019

Desde principios de mayo, el gobierno de Estados Unidos ha encadenado declaraciones, seguidas de amenazas directas contra Irán. El presidente Trump comenzó por endurecer la prohibición del comercio con ese país. Desde el 1 de mayo, los últimos países que, según Estados Unidos, todavía tenían derecho a comprar petróleo iraní ya no pueden hacerlo.

Por lo tanto, Irán tendrá cada vez menos divisas y tendrá aún más dificultades para comprar los productos de los que carece en el mercado mundial. Para la población iraní, esto se traducirá en un aumento del desempleo, una inflación cada vez mayor rápida y privaciones más graves.

Tras la petición de Irán a la Unión Europea de que cumpliera los compromisos contraídos en el acuerdo nuclear (denunciado sólo por los Estados Unidos) y le ayudara a aflojar un poco el freno, Trump dio un paso más. Alegando amenazas iraníes a los intereses estadounidenses, sin citar nada específico, envió al portaaviones Lincoln y su flota acompañante al Golfo Pérsico, así como a los bombarderos B-52, aquellos que, según él, habían hecho maravillas desde Vietnam hasta Irak.

El domingo 12 de mayo, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos anunciaron que cuatro barcos habían sido atacados y saboteados en el Golfo. El caso parece mínimo, pero la explotación política fue inmediata, con los aliados estadounidenses sugiriendo que Irán estaba involucrado. El gobierno de los Estados Unidos ha aumentado aún más la presión enviando un nuevo buque de guerra, esta vez con marines listos para desembarcar. Añadió una batería de misiles antimisiles y dejó entender que tenía 120.000 hombres en tierra, listos para partir en cualquier momento.

Por parte de Trump, no se trata sólo de bravuconadas. Desde el comienzo de su mandato, ha convertido a Irán en un espantapájaros muy práctico. Para la derecha estadounidense, atacar este país es defender la disputa de la derecha israelí y las tesis de los cristianos fundamentalistas. También, atacando a un régimen islamista, se intenta desligar de la alianza con Arabia Saudí, una dictadura aún más retrógrada que la de los mulás. Es también un servicio a los intereses a corto plazo de las petroleras saudíes y estadounidenses, que afirman poder suministrar el petróleo crudo que Irán ya no podrá vender. Pero sobre todo, significa afirmar, con las armas si es necesario, que Estados Unidos sigue siendo el policía del mundo y que ningún país puede resistirse a ello, ni Corea del Norte, ni Venezuela, ni Irán, ni mañana China. Por último, la movilización contra Irán justifica la carrera de armamentos y los beneficios que genera.

El coro de las democracias imperialistas, representado por la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores europeos del lunes 13 de mayo, se limitó a aconsejar a Irán que se arrodille. A lo sumo, ellos se inquietan por una guerra que podría ocurrir “por accidente”. Pero de hecho ¡el accidente, estaría bien preparado por el imperialismo americano y su diplomacia de cañoneras!