Espana en vesperas de la revolución

Yazdır
Mayo 1996

Hace sesenta años, en 1936, España se preparaba a vivir acontecimientos revolucionarios cuyo desenlace iba a ser determinante no sólo a escala de este país sino a escala de todo el planeta para el período histórico que iba a seguir. En efecto si la guerra de España fue el laboratorio donde se probaron las armas y las técnicas militares de la segunda guerra mundial, la revolución española fue también la última oportunidad que tuvo el proletariado para interrumpir la marcha hacia la guerra.

Pero los acontecimientos del verano de 1936 no surgían de nada. La crisis revolucionaria que sacudía a España se había abierto en 1931 cuando el rey Alfonso XIII dejó el poder y se proclamó la república. Trotski escribía entonces (el 24 de enero de 1931) : "es posible que la cadena del capitalismo se rompa de nuevo en su eslabón más débil : esta vez es el turno de España".

El texto que publicamos es una conferencia que se dió en Francia en el marco del Cercle Léon Trotsky que organiza casi cada mes Lutte Ouvrière en Paris. Relatar en esta conferencia todos los aspectos de este período que va desde 1930 hasta el final de la guerra civil hubiera sido una apuesta. En consecuencia casi no hablaremos de los aspectos militares de la guerra de España, ni de las relaciones políticas internacionales entre 1936 y 1939, ni tampoco de lo que sucedió durante la guerra civil en la zona controlada por Franco, ni de algunos problemas particulares como la situación peculiar del País Vasco. Hemos escogido enfocar un solo aspecto de este período, el aspecto que es para nosotros el aspecto más importante y determinante : la política que han llevado a cabo durante esta crisis las organizaciones que pretendían representar los intereses de las masas populares.

La España de 1930 era una monarquía de alrededor de 24 millones de habitantes, pobre y subdesarrollada, que conservaba numerosos rasgos feudales.

El latifundio dominaba aún en el país, en particular en el sur, Andalucía y Extremadura. En todo el país el 2% de los propietarios poseían casi las 2/3 de las tierras. Al lado de las grandes haciendas, una buena parte sin cultivar (un 30%), había pequeñas explotaciones que no permitían a sus propietarios vivir. Y luego estaban todos aquellos aparceros y jornaleros que no eran dueños de las tierras que trabajaban. La miseria era terrible. "El español se acuesta sin cenar" se decía. Millones de personas aspiraban al reparto de los grandes latifundios.

La burguesía industrial se había desarrollado a comienzos de siglo, gracias sobre todo a su neutralidad durante la Primera Guerra Mundial. Pero terminada la guerra perdió en seguida sus mercados exteriores. Además , una buena parte de la industria estaba en manos de capitales extranjeros primero ingleses y mas tarde franceses.

Esta burguesía que se había desarrollado tarde, dependiendo del capital extranjero y ligada a la aristocracia terrateniente, era incapaz de transformar el país y desembarazarse de las estructuras ligadas a la nobleza que entorpecían su desarrollo. Se acomodaba muy bien a la monarquía de Alfonso XIII que ocupó el trono en 1902.

En esta sociedad arcaica la Iglesia y el ejército tenían un peso considerable. En el país por excelencia de la Inquisición, la Iglesia católica ha sido siempre uno de los principales apoyos de la monarquía y el Estado derrochaba millones para mantenerla. En 1930 el país contaba con 5.000 conventos, 80.000 frailes y monjas y 35.000 curas.

La Iglesia era la primera propietaria en bienes raices (inmuebles,tierras, etc.) y también el primer poder capitalista. En 1912 la orden de los jesuitas controlaba la tercera parte de los capitales españoles. Un dicho popular resumía este poder: "El dinero es buén católico".

Después del agua bendita, el sable. Había en el ejército español más oficiales que en cualquier otro ejército de Europa : un oficial por cada seis hombres. Esto muestra el carácter parasitario de la casta militar, que a lo largo del XIX había multiplicado los golpes de Estado. En 1930 el ejército estaba profundamente marcado por la guerra colonial de Marruecos de 1912 a 1926.

El movimiento obrero

Al lado de todo esto y de los sectores más subdesarrollados, existía una clase obrera que el desarrollo industrial de comienzos de siglo había reforzado. En nuestro país el proletariado tenía una gran tradición de luchas, incluyendo huelgas políticas. Los tres años de lucha que siguieron a la revolución rusa, fueron llamados "el trienio bolchevique". En 1930 la CNT, el sindicato creado por los anarquistas, con cientos de miles de afiliados, era el que tenía más influencia en la clase obrera, en particular en Cataluña y Andalucía. Al lado de la CNT estaba la UGT, el sindicato ligado al PSOE mayoritaria en Asturias, País Vasco y Madrid. Estas dos corrientes se repartían la influencia en el movimiento obrero.

Existía un pequeño Partido Comunista con una línea sectaria, como el resto de los partidos comunistas, que denunciaba a las organizaciones anarquistas y socialistas como "hermanos gemelos" del fascismo. En Cataluña una buena parte de los militantes del PC rechazaron esta orientación y formaron el Bloque Obrero y Campesino. Representaban en España la oposición de derecha que se desarrolló en la Internacional Comunista después de la ruptura de Stalin y Bujarín. Después de esta escisión el PC no contaba más que con algunos cientos de miembros.

Sólo una corriente representaba la tradición bolchevique en los comienzos de los años 30. Esta era Izquierda Comunista , animada por Andrés Nin y ligada a la Oposición de Izquierda Internacional de Trotski. Pero IC sólo era una pequeña organización , todavía no era un partido.

La falta de un partido comunista combativo, con una dirección política competente fue perjudicial, cuando se abrió la crisis revolucionaria en 1930.